Paula



Paula era mi abuela.

Todos los años cuando era pequeña me iba al pueblo donde ella vivía a pasar mis tres meses de vacaciones escolares. Que buenos recuerdos y que feliz era!!

Viniendo de una gran ciudad como venía, para mi aquello era el paraiso. Un cambio radical. Podía jugar en la calle todo el día, mis abuelos no tenían tele, solo una radio. Tele si no recuerdo mal, solo había en el bar y alomejor en alguna casa de algun “rico del pueblo”.

Ni agua corriente. No es que ellos no tuvieran, es que no tenía nadie.Había que ir con cubos ( haciendo varios viajes ) a la fuente que había en la plaza del pueblo para coger el agua que serviría para lavar la ropa y fregar los platos ya que este agua, decían, no se podía beber porque tenía sanguijuelas. Para beber tenía unas tinajas, o había casas que tenían un aljibe, donde se recogía el agua de lluvia, que era la que bebiamos.


Tampoco había cuarto de baño, en aquella época alomejor solo una o dos casas en el pueblo lo tenían, y eso era un lujazo. Asi que había que ir a hacer tus necesidades al corral que estaba un poco apartadito de la casa y al cual a veces llegabas corriendo.


Todo esto que me viene a la memoria, y con lo que fui tan feliz, me parece impensable hoy en día. No han pasado tantos años y sin embargo no creo que a ningun niño de 12, 14 años a día de hoy le hiciera la misma gracia que me hacia a mi ir al corral por ejemplo.


La vida ha cambiado mucho ( ¿para mejor? ) , no voy a entrar a discutir eso, solo se que yo sigo yendo cada año al pueblo y todo es diferente...

Mis abuelos hace años que murieron y mis padres tambien. La casa se reformó y ahora es nueva, ( con su cuarto de baño y todo ajjajaj ) Las eras me parecen más pequeñas y los caminos más solitarios.

A veces me invade una profunda tristeza por los que ya no estan y a la vez una profunda alegría de saber que cada año puedo seguir yendo al lugar donde estan la mayor parte de mis raices. Y que mi madre y mis abuelos, que seguro que me ven, estaran felices de ver que yo soy feliz volviendo al sitio donde pase una buena parte de mi infancia.


Mi abuela, como la mayoría de abuelas de pueblo, era una maestra del reciclaje. No se si por necesidad o por vocación. No había nada a lo que no pudiera darle uso. Y mi abuelo un manitas que todo lo arreglaba. Vaya par!!
Entre las mil y una cosas que hacía: conservas, ganchillo, pan, reposteria, embutidos etc etc, tambien hacía JABON.


Durante años vi por la casa aquellos trozos irregulares y amarillentos con un olor maravilloso, que ejercían sobre mi una especie de atracción especial. Eran como imanes, me gustaba el tacto que tenían al cogerlos, y el olor y la suavidad que dejaban en mi ropa recien lavada.

Cada año cuando volvía era como si estuvieran allí esperándome. Habían trozos nuevos que compartían estancia con los más amarillentos y viejos. Pero todos tenían la misma suavidad y el mismo olor.


Sin embargo, nunca vi a mi abuela hacerlos y eso aun hacía que la atracción y el misterio hacia ellos fuera mayor.


Durante muchos años llevé esa imagen grabada en mi retina y pasaron muchos más hasta que me decidí a intentar hacerlo. Pregunté dentro de mi ignorancia a mucha gente como se hacía y unos me daban los ingredientes pero no las cantidades ni el tiempo que se tardaba en hacerlo. Otros me decían que si en frio, otros que si en caliente, otros que si primero la sosa y después el agua, otros que al revés etc. Me estaba volviendo loca.

Así que por fin me decidí a probar.

Y me quedó tan bien!!!

El mismo olor, el mismo color y sobre todo aquellos recuerdos...... Por fin me había quitado la espinita que llevaba clavada.


Desde esa “primera vez” deben de haber pasado 5 años y desde entonces en mi casa no se lava la ropa con otra cosa que no sea el jabón de mi abuela Paula. Este fin de semana he hecho un poquito. Aqui os dejo unas fotos.


Con el tiempo, la curiosidad me ha llevado a adentrarme en el mundo de los jabones. Así que he decidido dar un paso más y probar a elaborar jabones artesanales con diferentes ingredientes.

Despacito y poco a poco como hice la primera vez voy a empezar esta nueva andadura que me hace mucha ilusión y que se la dedico( como no) a mi abuela, a mi madre ( su hija ) y a Jose y Marina ( mi marido y mi hija ) que cada vez que les digo que tengo una idea....... pobres, jajaja.

Espero que compartais conmigo esta experiencia y que juntos aprendamos muchas cosas y enseñemos lo que sabemos.

martes, 7 de enero de 2014

Jabón de Sal Rosa del Himalaya



Por fin!! las fotos del jabón rebelde.
Simple, simple de hacer. 
Con aceites de oliva, coco y rosa mosqueta en la traza. Sal Rosa y aceites esenciales de sándalo y salvia.
Con poca espuma pero con unas propiedades que quitan el " sentío ".

La sal rosada del Himalaya es la más pura y completa que existe en el planeta y es la sal energética más curativa que se conoce. Con la ayuda de esta sal nuestras células son capaces de regresar a un estado de equilibrio tal que es posible curar o aliviar ciertas afecciones propias de la piel (como la psoriasis) y del cuerpo en general: activa el sistema circulatorio, regenera la piel y la libera de impurezas, ayuda a combatir la fatiga, el estrés y el cansancio acumulado y es indicada para relajar y revitalizar el cuerpo.
A diferencia de la sal que se consume tradicionalmente, la sal natural del Himalaya lleva en su composición los mismos 84 elementos de los que dispone el cuerpo humano y en la proporción exacta que éste necesita, por lo que su consumo es recomendado en infusiones para tratar problemas renales, artritis, trastornos digestivos e hipertensión. Y sobre la piel, en forma de jabones, también tiene efectos increíbles: deja sobre la epidermis una fina e invisible capa protectora que previene el mal olor que causan algunas bacterias, dejando la piel fresca y limpia sin tapar los poros. El jabón de sales del Himalaya es recomendado para pieles secas, pues su sal retiene agua y no reseca, contrario a lo que muchos piensan.

A mi, a pesar de que al principio me llevé una pequeña decepción, quizás porque me quedó feo al cortarlo, porque se me rompía todo y porque además tenía una espumita muy escasa, tengo que reconocer que conforme van pasando los días y lo voy usando a diario cada vez me gusta más. 














2 comentarios:

  1. guao es una super receta, tengo 10 años haciendo jabones y nunca se me hubiera ocurrido hacer este me encanta gracias por compartirlo

    ResponderEliminar


  2. Hello,
    We are basically Manufacturers and Exporters of Himalayan Edible Salts, Bath Salts, Salt Inhalers and Salt products such as lamps, tiles, block, bricks and many more.
    We also have Lapis Lazuli, Tawas Crystal ALUM and Dried Rose Petals products availabe,
    We also make Himalayan Salt Caves, Salt rooms, Salt Walls and much more. For more info and designs, please see our new website caves.multirocksalt.com
    We are also ISO 9001:2000, HACCP AND FDA approved Company,
    We are Proud to announce that we have made the world's tallest salt crystal lamp,
    Height 8 feet and 4 inches and weight approx 3500 KG,
    Also visit our website to see the world’s biggest salt crystal Lamp,
    We gained trust and good reputation in international market as most popular brands in Europe, USA and Far East countries are using our products regularly.

    Thanks,

    Questions?



    Faizan Hussain | Marketing & Sales | Multi Rock Salt Company
    U.S Office: +1 (415) 513 0044 | Pakistan Office: +92 300 490 5739 | Netherlands Office: +31(0) 611448394 | Hungary Office : +36 70 524 8278 | Skype : multi.rocksalt
    www.multirocksalt.com | www.multirocksalt.eu | info@multirocksalt.com / multi.rocksalt@gmail.com



    ResponderEliminar