Paula



Paula era mi abuela.

Todos los años cuando era pequeña me iba al pueblo donde ella vivía a pasar mis tres meses de vacaciones escolares. Que buenos recuerdos y que feliz era!!

Viniendo de una gran ciudad como venía, para mi aquello era el paraiso. Un cambio radical. Podía jugar en la calle todo el día, mis abuelos no tenían tele, solo una radio. Tele si no recuerdo mal, solo había en el bar y alomejor en alguna casa de algun “rico del pueblo”.

Ni agua corriente. No es que ellos no tuvieran, es que no tenía nadie.Había que ir con cubos ( haciendo varios viajes ) a la fuente que había en la plaza del pueblo para coger el agua que serviría para lavar la ropa y fregar los platos ya que este agua, decían, no se podía beber porque tenía sanguijuelas. Para beber tenía unas tinajas, o había casas que tenían un aljibe, donde se recogía el agua de lluvia, que era la que bebiamos.


Tampoco había cuarto de baño, en aquella época alomejor solo una o dos casas en el pueblo lo tenían, y eso era un lujazo. Asi que había que ir a hacer tus necesidades al corral que estaba un poco apartadito de la casa y al cual a veces llegabas corriendo.


Todo esto que me viene a la memoria, y con lo que fui tan feliz, me parece impensable hoy en día. No han pasado tantos años y sin embargo no creo que a ningun niño de 12, 14 años a día de hoy le hiciera la misma gracia que me hacia a mi ir al corral por ejemplo.


La vida ha cambiado mucho ( ¿para mejor? ) , no voy a entrar a discutir eso, solo se que yo sigo yendo cada año al pueblo y todo es diferente...

Mis abuelos hace años que murieron y mis padres tambien. La casa se reformó y ahora es nueva, ( con su cuarto de baño y todo ajjajaj ) Las eras me parecen más pequeñas y los caminos más solitarios.

A veces me invade una profunda tristeza por los que ya no estan y a la vez una profunda alegría de saber que cada año puedo seguir yendo al lugar donde estan la mayor parte de mis raices. Y que mi madre y mis abuelos, que seguro que me ven, estaran felices de ver que yo soy feliz volviendo al sitio donde pase una buena parte de mi infancia.


Mi abuela, como la mayoría de abuelas de pueblo, era una maestra del reciclaje. No se si por necesidad o por vocación. No había nada a lo que no pudiera darle uso. Y mi abuelo un manitas que todo lo arreglaba. Vaya par!!
Entre las mil y una cosas que hacía: conservas, ganchillo, pan, reposteria, embutidos etc etc, tambien hacía JABON.


Durante años vi por la casa aquellos trozos irregulares y amarillentos con un olor maravilloso, que ejercían sobre mi una especie de atracción especial. Eran como imanes, me gustaba el tacto que tenían al cogerlos, y el olor y la suavidad que dejaban en mi ropa recien lavada.

Cada año cuando volvía era como si estuvieran allí esperándome. Habían trozos nuevos que compartían estancia con los más amarillentos y viejos. Pero todos tenían la misma suavidad y el mismo olor.


Sin embargo, nunca vi a mi abuela hacerlos y eso aun hacía que la atracción y el misterio hacia ellos fuera mayor.


Durante muchos años llevé esa imagen grabada en mi retina y pasaron muchos más hasta que me decidí a intentar hacerlo. Pregunté dentro de mi ignorancia a mucha gente como se hacía y unos me daban los ingredientes pero no las cantidades ni el tiempo que se tardaba en hacerlo. Otros me decían que si en frio, otros que si en caliente, otros que si primero la sosa y después el agua, otros que al revés etc. Me estaba volviendo loca.

Así que por fin me decidí a probar.

Y me quedó tan bien!!!

El mismo olor, el mismo color y sobre todo aquellos recuerdos...... Por fin me había quitado la espinita que llevaba clavada.


Desde esa “primera vez” deben de haber pasado 5 años y desde entonces en mi casa no se lava la ropa con otra cosa que no sea el jabón de mi abuela Paula. Este fin de semana he hecho un poquito. Aqui os dejo unas fotos.


Con el tiempo, la curiosidad me ha llevado a adentrarme en el mundo de los jabones. Así que he decidido dar un paso más y probar a elaborar jabones artesanales con diferentes ingredientes.

Despacito y poco a poco como hice la primera vez voy a empezar esta nueva andadura que me hace mucha ilusión y que se la dedico( como no) a mi abuela, a mi madre ( su hija ) y a Jose y Marina ( mi marido y mi hija ) que cada vez que les digo que tengo una idea....... pobres, jajaja.

Espero que compartais conmigo esta experiencia y que juntos aprendamos muchas cosas y enseñemos lo que sabemos.

jueves, 27 de marzo de 2014

Reflexiones y personas

A veces tienes compañeros de trabajo durante muchos años que por circunstancias ( cambio de trabajo, despido etc ) un buen día desaparecen de tu vida. Personas con las que has estado trabajando codo con codo, con las que tenías buena relación, podría llamarse de amistad de trabajo, aunque fuera de él no compartieras parte de tu vida o de tus aficiones con esa persona.

De repente esa persona a la que todo el mundo consideraba buena persona, trabajador, excelente compañero deja de formar parte de tu vida totalmente. Durante un día a lo sumo dos, se hablara de él : que pena que ya no esté, con lo majo y lo buena gente que era etc etc. Y hasta aqui.

Después, esa persona caerá en el olvido ( alguna vez la nombrarás por casualidad ) como si nunca hubiera pasado por tu vida.

Que cosas verdad? Igual has compartido casi las mismas horas, confidencias, risas y penas con esa persona como con tu familia y de pronto no queda nada. Pero como se suele decir: dicen que la distancia hace el olvido y el roce el cariño. Me resulta curiosa la capacidad de olvido del ser humano.

Sin embargo sucede lo contrario cuando alguien se muere.

Igual no le has hecho ni puto caso en tu puñetera vida y de repente todo el mundo se acuerda de él y se sube al carro de decir lo buena persona y toda esa retahila de palabrería que la mitad de la gente dicen sin saber,  porque o bien casi no lo conocían o bien no habían llegado a compartir las horas que se comparten por ejemplo, con un compañero de trabajo.

No sería mejor disfrutar más de los vivos y dejar descansar a los muertos ??

Que complicada es la raza humana.



Consuela saber que de las personas que pasaron por tu vida, siempre queda algo.



lunes, 17 de marzo de 2014

Aquellas tiendas, aquellos recuerdos




Esta mañana un amigo de facebook nos daba los buenos días con esta foto antigua. No se si teneis pueblo, mi marido dice siempre: yo no tengo pueblo. Y me da penita.
Tampoco se si en todas partes se les llama colmados a las tiendas de pueblo donde se vendía de todo.
L@s que no teneis pueblo o much@s de vosotros por vuestra juventud no recordareis estas tiendas.
En mi pueblo, si mal no recuerdo habían 3, que además no tenían nombre, es decir cuando mi abuela me mandaba a comprar me decía: ves en ca la Daniela ( como se llamaba la dueña ), en ca Vitorino, en ca la Angustias ( la carnicera ) y eran así tal cual como las veis en la foto.

En realidad tampoco creais que había que ir mucho a comprar porque entonces, y más en los pueblos se comía de manera diferente. Mis abuelos tenían gallinas, o sea tambien huevos, pollos, conejos y tambien huerto. No tenían cerdos y sin embargo tenían siempre varios jamones colgando del techo de la casa que se estaban curando, y lo buenos que eran.

Recuerdo a mi abuelo sentado en una silla al lado de la lumbre ( o sea la chimenea ) con un trozo de pan, que íbamos a hacer nosotros mismos con el resto de la gente del pueblo, a la tahona, y encima del pan un trozo de grasa del jamón que iba cortando poco a poco con un cuchillo tipo navaja que solo usaba él. Lo cortaba, lo pinchaba con la misma punta del cuchillo y se lo comía, sin prisas. Mi abuelo era hombre de pocas palabras.

Yo tambien me comía bocadillos de grasa de jamón, estaban buenísimos, no se si eso habrá tenido que ver algo con mis actuales cartucheras jajaja.

No recuerdo haber comido nunca, ni macarrones, ni espaquettis etc en casa de mis abuelos sin embargo si muchos guisos, legumbres, cocido,chorizos ( hechos por mi abuela ). A veces me decían:
- que quieres merendar?
- y yo decía: jamon york.

Pues no os lo perdais que no había ni en la tienda, solo tenían en lata y claro no sabía igual y no me gustaba. Los del pueblo decían: estos forasteros que cosas más raras piden jaaj

En esas tiendas vendían absolutamente de todo o por lo menos de todo lo que se necesitaba para sobrevivir en un pueblo lo cual a mi viniendo de la ciudad me parecía algo escaso. Se lo ibas pidiendo a la “ tendera “ y no había donde escoger, te daba lo que tenía y punto, y tu tan contenta de que tuviera.

Cosa que te daba, cosa de la que apuntaba el precio con un lápiz en un trozo de cartón que pillaba por ahí para luego hacerte la cuenta.

Me estoy viendo, toda pequeña yendo a comprar, bajando por la calle donde vivía mi abuela. Llegaba a la puerta de la tienda, apartaba la cortina, y me asomaba, si la Daniela no estaba, porque podía estar perfectamente haciendo cosas en su casa, ya que vivía encima de la tienda, la llamabas en voz alta y ella bajaba.

No tengas miedo que nadie le robaba.

Si había gente en la tienda, te miraban de arriba abajo y si no te conocían te preguntaban:

- y tu de quien eres?

Les decías el “ mote “ de tus abuelos y entonces te decían:

- anda hermosa como has crecido que no te conocía.

Era todo……...

tan diferente,

que no me he dado cuenta de en que momento hemos cambiado tanto…...

Jabón de Romero y Naranja recién desmoldado. ( Con receta )

Pues bien, después de todas las fotos que subí el otro día a facebook  https://www.facebook.com/LosJabonesDePaula con el proceso paso a paso de como iba surgiendo este jabón como aquel que dice de la nada, con unas cortecitas secas de naranja y un poquito de romero, creo que se merecía una foto de como ha quedado recién desmoldado y antes de cortar.

Dentro de un mes más o menos cuando ya su espuma pueda cubrir nuestros cuerpos dejando esa suavidad que dan los jabones de aceite de oliva, y el olor a romero y naranja invada nuestros baños, le volveré a hacer ( si se deja ) alguna foto más para que lo veais terminado del todo. 

Mientras tanto por si os animais a hacerlo, os dejo la receta.

- Primero de todo, hacerse un zumo de naranja y bebérselo, jajaj no sabeis la de vitaminas que tiene. Tambien podríais haberlo aprovechado para sustituir el agua por el zumo para hacer el jabón, yo en este caso no lo he hecho porque he preferido usar infusión de romero.

- Triturar las cáscaras de naranja con una picadora ( o lo que se tenga ) lo más pequeñas posible.

- Ponerlas a secar al sol durante 3 días + o -, ya lo vais viendo vosotr@s mismos. Si no teneis paciencia, que deberiais tenerla para hacer jabón o cualquier otra artesania, podeis secarlas al horno.

Pasado ese tiempo, yo las volví a machacar con un mortero para que quedaran lo más en polvo posible, aunque también dejé trocitos para que se vieran en el jabón.

- 213 gr de infusión de romero congelada ( en este caso no la he colado, es decir, las hojitas de romero están flotando en la infusión pa' que nos entendamos ), lo mezclaré con la sosa así sin colar.

- 632 gr de aceite de oliva virgen extra

- 50 gr de aceite de coco

- 84 gr de sosa

En la traza:

- 2 cucharadas soperas de las cortecitas de naranja.

- 1 cucharada sopera de aceite de romero.

- Unas 30 gotas de aceite esencial de naranja.
- Unas 30 gotas de aceite esencial de salvia.

Et voilà:






Aceite de oliva, otros usos.

Hola luneessss !!! 

Hoy empezamos la semana con un sol de " carallo " ( que dirían los gallegos ) . Tenemos tan buen tiempo que creo que me he destapado antes de lo que debiera y estoy cogiendo catarrazo otra vez. Ayyy si es que parece verano total !!

Es un buen momento para conocer más cosas sobre el aceite de oliva y sus propiedades. Si es que igual sirve para un roto que para un descosío.
Conocíais algunas de ellas??

http://mejorconsalud.com/10-usos-alternativos-para-el-aceite-de-oliva-que-no-conocias/

miércoles, 5 de marzo de 2014

Psoriasis

PSORIASIS

Hay personas que me preguntan si tengo un jabón para la psoriasis y yo les contesto que no.
Por qué les voy a engañar ??

Cada persona, cada piel es un mundo. Dentro del mundo de los jabones hay opiniones para todos los gustos respecto a la psoriasis, dermatitis y demás, todas ellas muy respetables pero como yo no estoy en la piel de las personas que han usado jabones con esos ingredientes no puedo hablar. Yo solo puedo decir que hay 3 personas que han usado mis jabones para este tema, 2 el de leche de almendras y otra el de tomillo, romero y salvia.Yo no se si han habido más personas que hayan utilizado mis jabones para algún problema de este tipo o por lo menos no me lo han comentado.

De las dos personas que utilizaron el de leche de almendras una a los 3 días de usarlo me dijo que no le hacía nada y yo le dije: pero alma de cántaro que esto no es un medicamento que hace efecto instantaneo, úsalo todos los días dejando que actúe la espuma unos minutos por lo menos hasta acabar la pastilla y luego si no te ha funcionado me lo dices que yo no me voy a enfadar ni mucho menos, pero por lo menos dale un margen de confianza a la pobre pastilla. Bueno pues me dijo que no.

La otra persona que utilizó el de leche de almendras ……….. nunca más se supo, ni para bien ni para mal, con lo cual deduzco que no le fué bien para lo que ella lo quería, pero bueno…..por lo menos un comentario pa’ saber no viene mal.

Y por último la que usó el de tomillo, romero y salvia que tenía un problema de dermatitis puntual que los médicos le habían dado de todo y aparentemente es por estres y que lo tenía en carne viva me dijo que le había ido muy bien porque a la vez que le daba suavidad, le había secado todas las heridas y se le estaban curando bastante bien.

Hay gente que dice que los jabones elaborados con aceite de Neem son estupendos para este tipo de problema, otros que el Aloe Vera, otros que el Aloe Vera de ninguna de las maneras, el jabón de Romero, el aceite esencial de Arbol de té, otros que el jabón Lagarto directamente, la avena, la leche de almendras, el tomillo y no se cuantas cosas más. Uno al final se vuelve loco y ya no sabe que jabón le va a venir bien.

Yo en mi caso no hago jabones “ que curan “ , como bien sabeis solo hago jabones de aceite de oliva virgen extra y coco. Un 80% - 20% aprox . Cuando digo que un jabón puede servir para esto o tiene estas propiedades es porque a los ingredientes que le he añadido “ presuntamente “ ( como dirían en Salvame jajaja ) se le atribuyen esas propiedades.



Yo, desde mi humilde experiencia, creo, que la piel por el solo hecho de usar un jabón completamente natural, tiene que notarlo sí o sí. Ya por otro lado entra la paciencia y la constancia de la gente: que si a mi esto no me hace nada, que usar una pastilla es un coñazo, que esto no hace espuma, que huele muy poco etc etc.

Si buscas mucha espuma y mucho olor hay geles en los supermercados que tienen todo eso. Pero la pregunta es: Tu al comprar un jabón natural,  que buscas? Pues piensalo por favor y me lo cuentas. Porque a veces no tengo muy claro si la gente sabe o no lo que es un jabón natural.